Top
¿Para qué sirve el poder? – Mi Fe Ve a Jesús
fade
3642
post-template-default,single,single-post,postid-3642,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1300,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

¿Para qué sirve el poder?

¿Para qué sirve el poder?

Miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes y en medio de los ancianos estaba en pie un Cordero como inmolado”. Apocalipsis 5: 6
Éramos amigos. Por lo menos eso era lo que yo pensaba. De repente, él llegó al poder y las cosas cambiaron. Al principio pensé que el problema era conmigo, pero un día me dijo: “Vamos a dejar las cosas bien claras. Ahora yo soy el jefe”. Parecía increíble. Se podía esperar una actitud semejante de cualquier otro, menos de él.  Pero, en realidad, yo nunca lo había conocido. Si quieres conocer realmente a alguien, tienes que darle poder. Sólo entonces podrás conocerlo de verdad.
          La sed de poder está enraizada en las misteriosas profundidades de la naturaleza humana. Cuando Jesús vino a la tierra, no lo hizo para destruir la jerarquía de las cosas, pues hasta en el cielo hay serafines, querubines y ángeles.  El cristianismo pretende dar la orientación correcta al uso del poder. Jesús mismo dijo: “Si alguien quiere ser el primero, tendrá que ser el último”. Él no quería anular en el ser humano el deseo de ser el primero. Pretendía enseñarnos cómo realmente se adquiere el poder  y, sobre todo, para qué sirve.
        En el concepto de Jesús, no está equivocado querer ser el primero; pero si quiero ocupar ese lugar, debo estar dispuesto a ser el último.  El problema está en querer llegar al poder por los motivos y métodos equivocados. Y es entonces cuando el poder corrompe. En la perspectiva divina, el poder tiene como objetivo el servicio. Siguiendo el ejemplo de Jesús, tu no eres poderoso porque tienes un cargo; eres poderoso porque, sirviendo, conquistas los corazones.
          Cuando en la lucha triste por el poder humano alguien señala con el dedo y dice: “Yo soy el jefe”, es porque nunca entendió el propósito ni el camino que conduce al verdadero poder.
       En el último libro de la Biblia, el Apocalipsis, Jesús se presenta de una manera extraña. “Y miré” dice Juan, “y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes y en medio de los ancianos estaba en pie un Cordero como inmolado” ¿Por qué parecer muerto si es el Cristo victorioso? ¿Sabes por qué? *Porque Jesús muere para vencer,* mientras que los hombres para vencer hieren, lastiman y muchas veces, matan. Contradicciones de la vida.
        Durante años, Jesús trató de enseñar a sus discípulos el camino del poder que realmente recompensa. Él mismo estaba dispuesto a dar su vida en la cruz del Calvario para salvar al hombre para salvar al hombre y conquistar los corazones. Pero los pobres discípulos, sin entender, buscaban desesperadamente un cargo, luchando unos con otros. No habían entendido nada. El maestro se acercaba al momento de la muerte, mientras los discípulos querían ser servidos.
¿Quieres poder? No hay nada de malo en eso. Pero ¿cuál es tu motivación? ¿Servir o ser servido? Y ¿Cómo pretendes llegar allá?
*¡Piensa en eso!*

MatinalFamiliar

#MeditacionesDiarias
#RadioJovenAdventista

mifeveajesus
No Comments

Post a Comment