Top
¿Dónde están los detalles? – Mi Fe Ve a Jesús
fade
3637
post-template-default,single,single-post,postid-3637,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1300,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

¿Dónde están los detalles?

¿Dónde están los detalles?

Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo ni la incircunsición, sino la fe que obra por el amor.

En la vida cristiana no hay peor tragedia que perder de vista la esencia de las cosas y entretenerse con los detalles. Lo que el apóstol quiere decirnos en el versículo de hoy no es que la circuncisión no tenga ningún valor. En el antiguo testamento, entre las muchas ceremonias y ritos religiosos que señalaban al Mesías, sin duda la circuncisión tuvo su lugar apropiado. Aún hoy puede tener algún valor profiláctico. Pero el apóstol quiere abrir los ojos del cristiano hacía el hecho de que ningún detalle debe oscurecer la visión de la esencia del cristianismo. “En Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo ni la incircunsición, sino la fe que obra por el amor “.
La vida cristiana incluye cierto número de detalles con relación al comportamiento, la manera como nos vestimos y nos alimentamos, la liturgia y muchos otros aspectos de la vida. Esas pequeñas cosas tienen su lugar apropiado, y la ausencia de ellas pueden, incluso, quebrar la belleza del cuadro como un todo. El hecho de amar y mantener comunión con Cristo no significa que deban tirarse a la basura los detalles, pero cuando la vida cristiana se concentra únicamente en simples detalles, algo no anda bien.
     “La fe que obra por el amor” es lo que da sentido al cristianismo. Y si nos acordamos de que la fe es confianza, y de que nadie puede confiar en alguien que no conoce, y de que no se puede conocer a una persona si no se convive con ella, necesariamente llegaremos a la conclusión de que lo que realmente da sentido a la experiencia cristiana es el compañerismo permanente con Cristo, el autor y consumador de nuestra fe.
        Al vivir esa experiencia maravillosa de comunión con Jesús, todos los detalles de la vida cristiana cobrarán sentido. No nos incomodarán, no los rechazaremos, armonizarán de manera natural en la vida del cristiano y, en cierto modo, serán un medio de expresar nuestro amor por Cristo, porque cuando alguna persona ama a otra, lo que más desea es verla feliz.
       ¿Se reduce tu vida cristiana sólo a observar ciertos detalles, o tienes una experiencia agradable de convivencia con la persona amada? Es bueno pensar en eso antes de salir a las actividades de este día.
      Lleva a Jesús contigo y permanece unido a Él a lo largo del día.
   _Por Alejandro Bullón_

MatinalFamiliar

mifeveajesus
No Comments

Post a Comment